Fisioterapia en el preparto y posparto. Fisioterapia obstétrica

Una mujer embarazada sufre una serie de cambios físicos, orgánicos y mentales. Durante nueve meses la  futura madre pasará por momentos de alegría, de miedo, de dudas y por un afán de búsqueda de información.

Durante esta época es importante que reciba un curso de preparación al parto, con el fin de obtener la información teórico-práctica necesaria para mejorar el estado físico, prevenir las molestias asociadas al embarazo, romper el círculo de “miedo-tensión-dolor” y prepararse para el parto.

Una mujer entrenada es más activa y participativa en el parto y por regla genera, reduce el esfuerzo y tiempo de parto, además de agilizar su recuperación física. la preparación puede iniciarse a partir del 2º trimestre. No obstante, hay tiempo suficiente para aprender muchas cosas durante el 7º al 8º mes de gestación.

¿Por qué es necesaria?

Durante el embarazo, se producen una serie de cambios biomecánicos, hormonales, vasculares y físicos. Estos cambios afectan principalmente a la pelvis y musculatura del suelo pélvico. Conociendo estos cambios podemos anteponernos a ellos y a través de la gimnasia prenatal hacerles frente. Fortaleceremos la musculatura que estabiliza la columna y sostiene el suelo pélvico y que además necesitaremos controlar para el periodo expulsivo del parto. Así mismo, mejoramos la circulación y la movilidad general.

Por otro lado, el dolor lumbar y/o pélvico es una afección frecuente durante el embarazo y suele aumentar con el avance del mismo, interfiriendo en las actividades de la vida cotidiana. Además, el hecho de padecer dolor lumbo-pélvico durante la gestación es un factor de riesgo para sufrir dolor en el postparto, e incluso poder convertirse en un dolor pélvico crónico si no se trata adecuadamente. La movilidad de las articulaciones de la región pélvica parece tener un papel muy importante en la aparición de esta sintomatología. Desde la terapia manual podemos mantener una correcta movilidad de estas articulaciones y una normalización del tono muscular para prevenir la aparición del dolor o remitirlo si ya ha aparecido. De esta forma, prepararemos la pelvis obstétrica para que llegue al parto en unas condiciones óptimas y la recuperación en el postparto sea más rápida y efectiva.

Además es importante señalar que la mujer gestante se encuentra en un momento muy emocionante de su vida pero en el que pueden surgir muchas dudas. Por eso es necesario dar una información correcta y cercana sobre este periodo y sobre el parto siendo más fácil abordarlo. Cuando la mujer va a dar a luz, es preferible que se mueva para favorecer la dilatación y ayudar al bebé a que descienda por el canal de parto. Realizaremos prácticas sobre las posturas facilitantes durante la fase de dilatación y expulsión, ejercicios con y sin la pareja para ayudar a la dilatación, ejercicios de relajación, cómo realizar la respiración y la realización de los pujos en la fase expulsiva.

Finalmente, en el periodo postparto ayudaremos a la normalización de las estructuras lumbopélvicas.

Utilizaremos técnicas como:

  • Clases teóricas
  • Trabajo en el parto (Patrones respiratorios, Integración del pujo, Maniobras y posturas facilitadoras).
  • Ejercicios corporales
  • Ejercicios de relajación
  • Ejercicios pelviperineales .
  • EPINO

Tratamiento de determinadas dolencias prenatales

Durante el embarazo y parto, suelen aparecer problemas que se pueden evitar y solucionar con un tratamiento individual:

  • Dolor lumbar y ciática
  • Dolor cervical y jaquecas provocados por los cambios posturales
  • Hinchazón en las piernas por mal retorno linfático
  • Espasmos musculares
  • Coccigodinia
  • Sindrome del túnel carpiano

Prevención de disfunciones del suelo pélvico

Conseguir que la mujer tenga una musculatura perineal elástica que resista el estiramiento durante el parto es otro de los objetivos que buscamos con  estas técnica, de esta forma podemos evitar la episiotomía: corte que los cirujanos practican en la vagina para facilitar la salida del bebé.

Con esto se conseguirá prevenir la incontinencia urinaria y/o anorectal,estreñimiento terminal y prolapsos de diferentes órganos pélvicos.

Trabajo en el postparto

El rol del fisioterapeuta es el de volver a enseñar a la madre, después de transcurrido el periodo de cuarentena, a volver a realizar ejercicios que ayuden a su vuelta a la normalidad.

Investigaciones recientes apuntan la efectividad de la realización de ejercicios hipopresivos en el transcurso de 5-6 días tras el parto para favorecer el expulsivo de contenido intrauterino residual tras el parto.

La revisión del suelo pélvico la realizaremos después de la semana 12 del parto. Dejamos que la mujer redescubra, cicatrice y se reecuentre con la zona lesionada. Integración del suelo pélvico en la vida diaria y en el esquema corporal.

Tendremos en cuenta los parámetros biomecánicos pelviperineales con vistas a establecer un criterio diagnóstico y de forma específica el tono basal del suelo pélvico, la contractibilidad global y selectiva y la movilidad visceral. Haremos un reconocimiento de la estática pelviana y de la sinergia abdómino-pélvica.

Llegados a este punto, el fisioterapeuta tiene datos suficientes para elaborar un plan estratégico de tratamiento/prevención, mediante la incorporación de la mujer en clases grupales de Gimnasia Abdominal Hipopresiva, tratamiento individuales en cabina de Terapia Manual Osteopática, así como ejercicios monitorizados de Reeduación del suelo pélvico.

Así mismo, el Fisioterapeuta especialista recomendará, cuando sea necesario, el uso de Bolas Chinas, Conos vaginales, u otros dispositivos reglados y adaptados a cada mujer, que persigan el aumento de propiocepción y biofeedback de la zona afecta.

 

Clínica / Fisioterapia / Embarazo