Terapia por ondas de choque en la Clínica Almusalud

Cómo surge la celulitis

Todas sabemos de la importancia del deporte. Tanto para fines estéticos como de salud, el deporte es esencial en nuestras vidas. Sin embargo, algunas personas no cuentan con el tiempo o la constancia que éste requiere.

La falta de deporte y una vida que nos impulsa cada vez más hacia el sedentarismo, son estos los culpables de la aparición de la celulitis. La piel, en lugar de presentar un saludable y estético aspecto firme y terso, encuentra hoyuelos e irregularidades.

La terapia por ondas de choque sobre la celulitis ayuda a alisar la piel eliminando la celulitis. Te contamos cómo funciona.

Cómo funciona la terapia por ondas de choque

La terapia por ondas de choque ayudan en multitud de procesos, sin embargo, en relación a la celulitis, es especialmente efectiva. Su labor es la siguiente:

  • Facilitar el drenaje de los líquidos que se encuentran en nuestra piel.
  • Tensar la piel y los tejidos conectivos para recuperar la elasticidad natural que se pierde con la aparición de la celulitis.
  • Estimular la actividad de la célula para lograr una regeneración orgánica del tejido. Esto da como resultado una apariencia lisa de la piel.
  • Elimina la grasa (adipocitos).
  • Ayuda en el suministro de sangre en nuestra piel para ayudar a eliminar los deshechos de la adipocitos.

Resultados asegurados

El nuevo tratamiento anti-celulitis que puedes adquirir en Almusalud está completamente demostrado científicamente. No sólo es aplicable a nivel teórico sino que además, las pacientes, en más de un 90% se encuentra muy satisfecha con los resultados obtenidos en la terapia.

Con la terapia por ondas de choque puedes encontrar resultados en unas pocas sesiones. Esta terapia es un tratamiento no-invasivo que ofrece resultados sin ningún perjuicio sobre la paciente.

Contacta con nuestro centro Almusalud en Motril o Almuñécar para obtener más información.

Terapia por ondas de choque en la Clínica Almusalud

Clínica / Dermatología / Terapia por ondas de choque