Cuidado de los pies en Almusalud, puesta a punto para el verano

Durante el invierno es habitual despreocuparse de los pies, ya que, al contrario de lo que sucede en verano, estos suelen ir enclaustrados dentro de botas o calzado muy hermético, lo que supone un menor lucimiento externo que, como consecuencia, suele traer consigo el error de descuidar los pies y no proporcionarles el cuidado que sería necesario.

Esta negligencia en cuanto al cuidado de los pies durante el invierno suele acarrear una serie de problemas, como serían los siguientes:

1. Rozaduras

El calzado que suele usarse en invierno suele ser muy compacto y cerrado, lo que a veces puede originar molestas rozaduras en los pies, las cuales, si no se tratan, pueden terminar generando serias heridas. Es aconsejable en ese sentido aplicar en la parte interna del zapato un poco de crema hidratante.

2. Durezas y callos

Suelen aparecer con zapatos muy ajustados o con puntera demasiado estrecha, debido al roce o la mayor presión ejercida.

3. Uñas deformadas

El exceso de presión también puede deteriorar las uñas de los pies. Se aconseja en este sentido cortar las uñas de forma recta para evitar que se encarnen.

4. Juanetes

Se trata de una deformidad ósea producida por el agrandamiento de la articulación de la base del dedo gordo del pie, lo que, además de antiestético, resulta a menudo doloroso. Suele aparecer por calzar zapatos demasiado estrechos y con tacón.

5. Sudoración

El calzado tan cerrado que suele usarse en invierno origina también problemas de sudoración que pueden causar diversos tipos de irritaciones y mal olor, incluso la posibilidad de que aparezcan infecciones por hongos.

¡Llega el verano!

La llegada del verano trae consigo la utilización de un calzado más ligero, con la proliferación sobre todo de sandalias que muestran los pies al descubierto. Esto hace que nos preocupemos más por su aspecto, de modo que si los pies no fueron debidamente atendidos en invierno, es bastante probable que precisen cuidados podólogo.

El podólogo aplicará el tratamiento adecuado en función del problema de que se trate, ya sea técnicas de quiropodia para callos y durezas, productos antitranspirantes para combatir el exceso de sudoración y el mal olor de los pies, plantillas que ayuden a atenuar la deformidad y el dolor provocados por los juanetes u otros cuidados podólogo, incluso la cirugía podológica en aquellos casos que pudiera resultar necesaria.

En caso de precisar de un podólogo en Granada, una decisión de lo más acertada es visitar Almusalud, una policlínica que, entre otros muchos, ofrece servicios de podología centrados en el diagnóstico, prevención y tratamiento de las diversas afecciones de los pies: durezas, alteraciones de la sudoración, pies vagos, helomas, infecciones por hongos, etcétera.

El mejor equipo podólogo en Granada trabaja en Almusalud, donde mimarán tus pies al máximo y corregirán cualquier tipo de deformidad, incluso mediante la cirugía podológica cuando sea necesaria para el tratamiento y corrección de afecciones tales como uñas encarnadas, juanetes o dedos en garra o en martillo.

Y si necesitas plantillas, los podólogos de Almusalud las diseñarán para ti de un modo personalizado, en función de las concretas necesidades de tus pies.


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Prepara tus pies para el verano