Según la Sociedad Española de Medicina y Cirugía del Pie, un 70% de la población española padece alguna enfermedad podal. Por lo tanto, siete de cada diez personas padecen alguna dolencia en los pies, sin embargo, estos problemas suelen ser tratados con demasiada pasividadm como si tuviesen una importancia menor que las sufridas en otras partes del cuerpo. Son muchos los factores que afectan a los pies: un calzado inadecuado, la edad, la falta de hidratación, incluso un mal secado al salir de la ducha pueden ser la causa de sufrir algún problema.

Los pies cuentan con 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos y más de 100 tendones y ligamentos, lo que hace de ellos una de las partes más delicadas de nuestro cuerpo, y aún así tendemos a abandonarlos a su suerte sin prestarles mucha atención.

No debemos olvidar, y por ello hoy en Almusalud te lo vamos a recordar de nuevo, que los pies son los que sostienen la totalidad de nuestro cuerpo y son los que nos permiten la movilidad motora. Un mal cuidado de los pies, su olvido y su tardío tratamiento deteriorarán la calidad de vida de las personas que sufren estas dolencias. Una lesión en los pies, incluso cuando son leves, provocarán cambios en la forma de caminar, lo cual provocará sobrecargas musculares, dolores de rodilla y problemas de espalda.

Es muy importante acudir al podólogo en cuanto detectes alguna dolencia, y sobre todo, prestar atención a los pies frecuentemente examinándolos y cuidándolos para prevenir:

  • Una correcta hidratación prevendrá la aparición de durezas y callos. La principal causa de aparición de estas dolencias es la ausencia de hidratación y un calzado inadecuado. La hidratación es imprescindible tras la ducha, haciendo especial hincapié en la planta y los talones para evitar grietas y surcos.
  • Tras la ducha, es muy importante secar bien los pies prestando especial atención a los espacios interdigitales, ya que el exceso de humedad y el calor favorecen la aparición de hongos y bacterias.
  • Trata la zonas las durezas con piedra pómez al menos una vez en semana.
  • Las uñas mal cortadas pueden provocar que éstas se incrusten en la piel, produciendo un notable molestia. Por ello recomendamos que se corten las uñas de forma recta, para evitar este problema al crecer.
  • Es muy importante también, con referencia a las uñas, que les prestemos especial atención, sobre todo a su color y su grosor, ya que los cambios en uno de estos aspectos pueden ser síntomas de presencia de hongos.
  • Vigila bien la zona de la planta del pie. Algunas lesiones como la fascitis plantar, los callos o los papilomas presentan como síntomas la aparición de zonas inflamadas o dolorosas al tacto.
  • El uso de un buen calzado que sea flexible, cómodo y transpirable es fundamental para cuidar la salud de tus pies. La planta debe ser acolchada para evitar sobrecarga en los pies, y para las mujeres es recomendable evitar los tacones altos y estrechos en la medida de lo posible.
  • Y por último, recuerda que los pies están formados por 19 músculos y que tienen que soportar el peso de todo nuestro cuerpo, por lo que es muy importante realizar ejercicio con regularidad. Además de andar y practicar deporte aeróbico para estar en forma, te recomendamos ejercicios muy sencillos para tener unos pies activos: estira y recoge los pies, mueve los dedos y gira los tobillos.

Toma nota de estos consejos y comienza a mirar por tu salud desde los pies, hasta la cabeza.


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Los pies, los grandes olvidados