La limpieza bucodental y los hábitos de higiene tanto de las encías como de los dientes debe comenzar en edades muy tempranas ya que existen estudios científicos que asocian positivamente higiene bucodental con la menor generación de caries y menor riesgo de padecer enfermedades periodontales (la piorrea, por ejemplo), debidas a la acumulación de placa bacteriana.

Manteniendo una correcta higiene, una dieta saludable en la que los azúcares estén controlados y acudiendo al odontólogo en cuanto la placa haga presencia, se previenen o mejoran enfermedades.

limpieza bucodental almusalud

Higiene bucodental en los niños

Esta debe comenzar desde el nacimiento del primer diente; los padres se encargarán de limpiarlo con una gasa. Una vez que han erupcionado más dientes, la limpieza ha de ser más completa, incluyendo por supuesto los dientes, pero además la lengua y los carrillos.

El uso del dentífrico no está aconsejado hasta que el niño o la niña cumple los tres años para evitar que lo ingiera y dificulte los dientes a limpiar. Pronto el niño querrá hacerlo independientemente, pero es importante que los padres supervisen estos primeros lavados dentales. La primera visita al odontólogo debería ser alrededor de los dos años de edad; de esta forma conseguimos que el niño pierda el respeto hasta estos profesionales de la salud, establecer una rutina de visitas, detectar posibles caries, observar el desarrollo de las arcadas dentarias y de los huesos maxilares.

Conforme la edad avanza el niño puede encargarse por sí solo de la limpieza dental; como ayuda se puede utilizar el revelador de placa y la seda dental, aunque teniendo cuidado en que esta última no lacere la papila interproximal (la encía).

La higiene bucodental en adultos

Son imprescindibles las visitas (aproximadamente cada 6 meses) al odontólogo, ya que en caso de enfermedad, estas avanzan con mucha más rapidez que en la infancia.

Los cuidados a los que debemos someter los dientes y encías pasan por:

1 Cepillado frecuente: imprescindibles tras las comidas y con una duración mínima de dos minutos.

2 Limpieza interproximal: es de suma importancia incorporarla a la higiene dental diaria, ya que contribuyen a disminuir tanto la inflamación gingival como las caries interproximales. El odontólogo puede aconsejar además el uso de cepillos interproximales, palillos de madera o irrigadores orales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / La importancia de una buena limpieza bucodental