La cuesta de enero se prolonga cada vez más hasta febrero con el uso de las tarjetas de crédito y en muchas ocasiones, tras la euforia de las fiestas, llega un período de tristeza, pesimismo, sentimientos de culpa, etc. Al basarse en motivaciones mayormente económicas (toca apretarse el cinturón), el bajón anímico viene provocado por tener que restringir la asistencia a actos sociales o las salidas a restaurantes, cine, etc.

También es posible que te hubieses marcado un objetivo a cumplir en el presente año y que o te esté costando mucho esfuerzo llevarlo a cabo o directamente lo hayas desechado y ello te lleve a sentirte frustrado/a.

Vamos a ver qué puedes hacer para paliar esta mini depresión invernal es fácil:

depresion invernal almusalud

Ante todo calma

Si has gastado demasiado en regalos es normal que ahora te veas apurado/a, pero siguiendo unas pequeñas pautas en el ahorro diario (desayunar en casa en lugar del café en el bar, por ejemplo), seguro que podrás recuperarte en breve. Lo que sí puedes hacer es no dejar de salir; basta cambiar el tipo de actividades. Cambia la salida al restaurante por la inauguración de una exposición, retrasa la sesión de cine y hazte una ruta fotográfica por tu ciudad o alrededores, acude a la biblioteca a leer (o pide en préstamo un libro), dedica uno de los días del fin de semana a hacer una pequeña ruta de senderismo, reúnete en casa con los amigos (o turnaros entre vosotros), etc. Lo que no debes hacer es encerrarte durante mes y medio por el miedo a gastar. Cambia un poco lo que sueles hacer habitualmente y ya está (¡quién sabe! Igual descubres una nueva afición).

Cuida tu alimentación 

Hay algunos alimentos que ayudan a mejorar esta depresión “transitoria”. Toma nota:

  • Nueces: regula el sistema nervioso central y mejora nuestro estado anímico gracias a la presencia de triptófano y de vitamina B; además nos aporta vitalidad y energía.
  • Salmón: protege la neuronas y mejora nuestro ánimo gracias al Omega3.
  • Lentejas: un plato económico, rico en lecitinas, triptófano, hierro y muchos otros nutrientes; mejorará nuestro humor y a contrarrestará los síntomas depresivos.
  • Pimiento rojo: aporta mucha vitamina C, inclúyelo en tus platos!
  • Soja: La leticina presente en la soja protege las neuronas, “tranquilizando” nuestro sistema nervioso central.
  • Cereales integrales: su consumo a diario es altamente beneficioso si son integrales gracias al aporte vitamínico del grupo B.

Frustración

Antes comentábamos que podía llegarte si no te has visto capaz de llevar a cabo aquellos propósitos para el año nuevo. Primera norma: sé indulgente contigo mismo/a. Dejar de fumar o ponerse a dieta requiere un gran esfuerzo y romper hábitos no es tarea fácil. Si se te ha hecho muy cuesta arriba, prueba en marcarte pequeños objetivos que sean más fáciles de alcanzar. Obtener logros en este sentido te animará: si no puedes alejar el tabaco de tu vida, reduce el consumo; si no puedes prescindir del chocolate, toma un pequeño bombón a días alternos en lugar de a diario, o cambia dieta por ejercicio (igual no pierdes,  pero liberarás endorfinas, te sentirás más fuerte y sano/a, más ligero/a, ágil y tus músculos se pondrán al día).

Trastorno afectivo estacional o depresión invernal

Si crees que la fase que estás pasando no es un simple bajón, es posible que padezcas trastorno afectivo estacional (llamado en inglés SAD) o depresión invernal. Los síntomas más habituales son tristeza, ansiedad, pesimismo, sentimientos de  impotencia, irritabilidad y desasosiego, pérdida de interés en actividades que antes solía disfrutar, aislamiento social, cansancio y disminución de energía, dificultad para concentrarse y recordar detalles, cambios de peso, trastornos en el sueño, etc.

Algunos estudios la asocian a la melatonina, una hormona relacionada con el sueño que se produce en mayor proporción cuando los días son más cortos y más oscuros. Suele tratarse con fototerapia, pero te aconsejamos que si has observado cambios de humor bruscos y los síntomas antes detallados, acudas a psicólogos profesionales que determinarán la dolencia, su grado y el tratamiento más oportuno.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Bajón invernal por la cuesta de enero