Cómo prevenir los problemas de oídos del verano, la otitis

En verano, las visitas al médico se duplican a causa de la otitis, una afección muy frecuente en gran parte de los niños y adolescentes. Por ello hoy desde Almusalud te contamos cuáles son sus síntomas y cómo prevenir la otitis, así como algunos remedios para hacer frente al denominado síndrome del “oído del nadador”.

El conjunto formado por el calor, el agua y la humedad favorecen la proliferación de hongos y bacterias, poniendo en peligro la salud del oído. La cera presente en el conducto externo del oído sirve para protegernos frente a agentes externos. Pero, cuando nos bañamos durante un tiempo prolongado en piscinas o playas, la piel del conducto auditivo puede verse desprotegida por la penetración de agua –y bacterias- al interior.

Es entonces cuando aparecen los primeros síntomas: dolor intenso de oídos que aumenta al palpar o presionar la zona, enrojecimiento, picor y, algunas veces, nauseas, fiebre y secreción de un líquido espeso con mal olor y aspecto verdoso.

Ante cualquiera de estos episodios, lo mejor es acudir a un profesional médico que valore el grado de inflamación del conducto auditivo y recete el tratamiento adecuado. Lo habitual es la administración de antibióticos –de uso tópico o por vía oral-, analgésicos o antiinflamatorios, aunque cabe la posibilidad de tener que aplicar corticoides sin la inflamación es severa.

Asimismo, durante la duración del tratamiento el paciente deberá realizar limpiezas del conducto auditivo con agua a 37 º, mantener la zona seca y libre de presión –no utilizar tapones- y tener una abundante hidratación. Para el aseo diario, se podrán usar gorros de baño o algodones mojados en sustancias oleosas que impidan la entrada de agua al interior. También podremos aliviar el dolor aplicando paños secos calientes.

No obstante, prevenir la otitis durante el verano es posible. Para ello, es fundamental limpiar posibles excesos de cera o tapones de cerumen antes del verano, mantener los oídos secos, evitar la aplicación de bastoncillos –utilizar algodón o gasas- y valorar con el otorrino la posibilidad de colocar tapones de cera “antes” y gotas en los oídos “después” de cada baño. Del mismo modo, no permanecer buceando mucho tiempo es clave para prevenir la otitis.

Disfrutar de tus vacaciones de verano a tope es sencillo. Simplemente siguiendo algunos hábitos y consejos a la hora de nadar, como los que te acabamos de dar, podrás mantener a raya la salud del oído.


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Consejos para prevenir la otitis