mobing escolar

El mobbing escolar afecta cada vez a más niños y niñas y a edades cada vez más tempranas. Este acoso en las aulas puede llegar a provocar graves problemas de adaptación y sociabilidad a nuestros hijos, por lo que es muy importante que los padres estén atentos a cualquier cambio de comportamiento de los pequeños.

La dificultad mayor estriba precisamente en que el mobbing escolar es difícil de detectar por lo que observar constantemente el estado de ánimo de los niños es esencial. Es esencial también concienciar a los niños desde pequeños sobre qué es el mobbing escolar y alentarles a que denuncien este tipo de situaciones a los padres y profesores, aunque no sean ellos los acosados.

stop bullying ben cohen

¿Cuál es el proceso?

Es un proceso que va “in crescendo”. Normalmente se inicia con motes que menosprecian, con insultos, criticándoles ante otros niños y poniéndoles en contra de otros compañeros, buscando el conflicto.  Además le amenazan para que el niño o niña haga algo que en realidad no desea, como desobedecer a los profesores, dar su merienda, etc. Pedirles dinero también entra dentro de los requerimientos de los acosadores (que suelen actuar en grupo); conforme avanza el proceso, se suelen sumar las agresiones físicas, como collejas, zancadillas, empujones, tirones de pelo, etc.  El daño mayor sin embargo está a nivel psicológico, más sutil, pero muy dañino; el objetivo es aislar al niño o niña, no dejándole participar en juegos o actividades, ignorándole y tratándole de “raro”. El efecto es que otros compañeros y compañeras, aunque no participan en el acoso, le dejan de lado también por temor a ser ellos mismos acosados.

stop bullying

¿Cómo detectar si nuestro hijo o hija está sufriendo mobbing escolar?

Algunos signos a los que prestar atención son:

—Cambios en la conducta: irritabilidad, violencia, rabietas.

—Presenta síntomas psicosomáticos: dolores sin causa médica real, como cefaleas, dolores de barriga, etc.

—No quiere ir al colegio; tras las vacaciones demuestra miedo y pánico.
—Si se le pregunta, nunca tiene nada que contar sobre su día escolar.
—Sus notas bajan repentinamente y comienza a “perder” cosas que llevaba al colegio.
—No quiere participar en las excursiones organizadas por el colegio o instituto.
—Los compañeros nunca le invitan a fiestas de cumpleaños.
—Pierde el apetito y se muestra apático.
¿Cómo actuar si tenemos la sospecha de que nuestro hijo/a está sufriendo acoso escolar?
Lo primero es hablar con el niño o niña para intentar conocer el alcance de este acoso; después hacerlo con el tutor o tutora de la clase para que observe su comportamiento fuera del aula, en el recreo,si va con miedo al baño,  etc. La mayoría de los colegios tienen un protocolo de actuación ante casos de mobbing, pero detectarlo a tiempo es lo mejor, para evitar sufrimiento al niño.
Es muy importante también, si el niño o niña confía su malestar en el colegio, evitar quitarle importancia. Si se ha decidido a contarlo es porque se siente amenazado y espera de sus padres el máximo apoyo. Si el proceso está ya muy arraigado, es necesaria también la atención psicológica, donde se le ayudará a recuperar la autoestima y a enfrentarse a sus problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Mobbing escolar