Causas de un mal entrenamiento del suelo pélvico

Con frecuencia no solemos poner atención a la importancia de tener un buen suelo pélvico hasta que nos vemos afectados física o emocionalmente. Y es que, esta zona, formada por músculos y ligamentos que sostienen los órganos pélvicos, suele ser una gran desconocida para muchas personas. No obstante, si no tomamos medidas a tiempo o nos exponemos a una serie de factores de riesgo, podremos ver debilitado nuestro suelo pélvico y tener problemas de incontinencia (de orina, gases o heces), disfunciones sexuales, estreñimiento o dolor de espalda.

Entre las principales causas de un suelo pélvico debilitado o, incluso, caído (prolapsos) podemos destacar:

  • Embarazo y parto: es habitual que tras esta etapa al menos la mitad de las mujeres tenga dificultades para controlar las pérdidas de orina al toser, reírse o estornudar –la denominada incontinencia de esfuerzo-. Ello es debido al aumento del peso del útero y al estiramiento que sufren los músculos vaginales durante el parto.
  • Menopausia: sin duda la edad es un factor de riesgo –sobre todo en las mujeres- que, asociado a los síntomas de la post menopausia, actúan en contra de la salud de nuestro suelo pélvico.
  • Cargar peso: si en el trabajo o en casa tenemos que levantar mucho peso, a medio y largo plazo, este hábito puede pasarnos factura.
  • Ejercicios de alto impacto: exponerse a rutinas o entrenamientos deportivos duros –como el crossfit o el spinning– aumenta las probabilidades de lesión de la musculatura pélvica. Muchas deportistas de élite femeninas lo pueden atestiguar.
  • Sobrepeso: del mismo modo, las personas obesas (tanto hombres como mujeres) son más propensas a sufrir esta dolencia por la presión continua a la que se somete la región pélvica.

Está probado que, a medida que aumenta la edad, los músculos del suelo pélvico que no se han entrenado se debilitan. Por ello, los expertos recomiendan ejercitar la zona cuanto antes con terapias de entrenamiento y recuperación bajo control médico, tales como los ejercicios de Kegel. De este modo, las personas afectadas o en riesgo podrán retomar su rutina diaria, practicar deporte sin problemas y recuperar su vida afectiva y social; sin miedo o temor a sufrir un episodio desconcertante en público.

En general, preparar nuestro suelo pélvico nos ayudará a aumentar nuestro bienestar y estado anímico.


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Protege tu suelo pélvico de los riesgos diarios