El tratamiento Physium ofrece numerosas ventajas, garantizadas por los especialistas médicos. Se trata de un sistema que otorga movimiento a los segmentos del cuerpo cuya movilidad se encuentra limitada. En ese sentido, dependiendo de la zona a tratar y de la necesidad del paciente, se trabajarán, con la ayuda de un terapeuta, los tejidos adecuados para llevar a cabo una recuperación profunda y efectiva. La mejor noticia, además, es que se presenta como un proceso indoloro, que no supone molestias o sufrimiento de ningún tipo para la persona que se somete a él. Entre las enormes posibilidades del sistema Physium, nos centraremos aquí en su capacidad para tratar el dolor producido por la fibrosis post-quirúrgica.

El principal problema de una persona que se somete a una intervención quirúrgica es la difícil situación que vive al salir del quirófano. En multitud de casos, el dolor que sufre el paciente durante su proceso de recuperación llega a convertir esta experiencia en un calvario. Las sesiones ordinarias de fisioterapia se definen por las molestias que causan en el paciente y, en muchos casos, por la poca efectividad de las técnicas empleadas. Pues bien, el tratamiento Physium viene a solucionar estos inconvenientes, mejorando la recuperación de la persona afectada y reduciendo el dolor que siente, producido por la fibrosis post-quirúrgica.

Physium es un sistema que ofrece un dispositivo clínico de tratamiento que posee la virtud de adaptarse al tipo de cicatriz que muestre el paciente y a la clase de dolor que está experimentando. Mediante la movilización exhaustiva y controlada de la cicatriz y de las demás secuelas post-quirúrgicas, se conseguirá una mayor flexibilidad en la zona afectada. Esto conseguirá reducir, sesión tras sesión, la presión fascial sobre los sistemas neurovascular y muscular, con la consiguiente mejoría del paciente en cuanto al dolor y a la inflamación de la parte del cuerpo tratada.

En la mayoría de los casos, las personas que han sufrido una lesión de cualquier tipo y deben pasar por el quirófano, acaban sin recuperarse totalmente de las cicatrices, adherencias y fibrosis resultantes. Es la situación de muchos deportistas, que han recurrido al método Physium tras probar con otros tratamientos ineficaces. El motociclista de la categoría GP Dani Pedrosa, entre otros, valora el tratamiento Physium por su capacidad para, mediante los masajes que se llevan a cabo por el dispositivo, aplanar las cicatrices hipertróficas, evitar la retracción y mejorar la circulación en la zona afectada. En definitiva, reducir en los pacientes el dolor que produce la fibrosis post-quirúrgica.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Physium para tratamiento dolor post-quirúrgico