Tratamientos fisioterapia en enfermedades neuromusculares

Heredadas o adquiridas, las enfermedades neuromusculares (ENM) afectan al sistema nervioso y a la musculatura del paciente. Se estima que en España hay más de 60.000 personas afectadas por este tipo de patologías, que condicionan notablemente la vida de quienes las padecen y de su entorno. Son crónicas y producen situaciones de gran dependencia y pérdida de autonomía personal. Además, son multisistémicas y pueden llegar a dañar otros órganos como el corazón o el cerebro.

A continuación repasamos los principales beneficios de la fisioterapia en enfermedades neuromusculares.

Entre las enfermedades neuromusculares más conocidas habremos oído hablar de la esclerosis múltiple, la distrofia muscular o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), aunque este tipo de enfermedades se componen por un conjunto de más de 150 enfermedades neurológicas y están catalogadas como enfermedades raras. Sus causas son diversas, sus síntomas varían en función de la edad y pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, tanto en la infancia, adolescencia como en la etapa adulta, aunque, al menos, la mitad de ellas aparecen en los primeros años de vida. Ante la progresiva pérdida de fuerza muscular y fatigabilidad, los tratamientos de fisioterapia adaptados son un óptimo recurso para mejorar la calidad de vida del paciente.

La aplicación de la fisioterapia en enfermedades neuromusculares ayuda a aportar elasticidad y a prevenir posibles complicaciones que la degeneración pueda ir provocando en el paciente. Mediante un estudio previo de cada caso, el fisioterapeuta estará capacitado para eludir posibles rigideces, contracturas y deformidades en las articulaciones. Mediante movilizaciones, estiramientos activos-pasivos y ejercicios de baja intensidad, se trabajará el control postural para favorecer el sistema respiratorio -evitando posibles complicaciones pulmonares- y la toma de alimentos, entre otras funciones. Asimismo, se trabajará el equilibrio para evitar caídas y lesiones.

Por lo tanto, la fisioterapia aplicada a las enfermedades neuromusculares es una ayuda permanente para tratar de paliar el estado de inseguridad y dependencia en el paciente, retardar la pérdida de masa muscular y alargar la movilidad lo máximo posible. Un factor clave para optimizar el día a día (bañarse, vestirse, jugar, comer, cocinar) y la calidad de vida de las personas con enfermedades neuromusculares.


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Fisioterapia para enfermedades neuromusculares