Con la llegada de los primeros rayos de sol, te habrás planteado cómo seguir disfrutando de tus entrenamientos y evitar los riesgos del deporte al sol como los calambres o golpes de calor. Pues ¡sigue leyendo! Te damos algunos consejos para practicar deporte en verano sin poner en jaque tu salud.

  1. Si tu ritmo, rutina u horario no te dejan otra opción que practicar running, pedalear o competir en las horas centrales del día (entre las 12 y las 17 horas), no temas. Aumenta tu nivel de hidratación antes, durante y después. Los expertos aconsejan tomar de medio litro a un litro por cada hora de ejercicio. Bebe más de lo habitual.
  2. Cuida tu piel con un protector adecuado. Cuando hablamos de los riesgos del deporte al sol, pensamos en quemaduras, arrugas o manchas indeseadas. Aplícate un protector solar adecuado a tu tipo de piel entre 15 y 30 minutos antes de hacer deporte en verano. En condiciones normales, un FPS de 15 o 30 será suficiente, aunque si lo tuyo es la vela, por ejemplo, utiliza uno de 50.
  3. Vigila tu alimentación. Ingiere alimentos ligeros durante las dos horas u hora y media antes de practicar deporte en verano. Añade un extra de fruta, rica en minerales y sales, y de verduras, que te aportarán antioxidantes y agua.
  4. Aunque en verano hay un índice menor de lesiones deportivas (los músculos están menos tensos) los fisioterapeutas aconsejan no bajar la guardia. No dejes de hacer estiramientos antes y después de cada entrenamiento, también en verano. Aprovecha ahora que tus músculos no se enfrían tanto y para a beber agua, refréscate en una fuente o haz una pausa para admirar el paisaje.
  5. Lleva ropa adecuada. Al practicar deporte en verano nuestra sudoración puede aumentar hasta un 30 %. Utiliza cintas, pañuelos o gorras; no solo protegerás tu cuero cabelludo del sol, sino que evitarás que entre sudor en los ojos. Utiliza prendas deportivas holgadas, transpirables y de colores claros.

No renuncies a seguir entrenando y practicar deporte en verano.

Piensa que no todo son malas noticias. El sol favorece los niveles de vitamina D en nuestra piel, refuerza los huesos y reduce el colesterol. Además, si bien es cierto que la fatiga disminuye el rendimiento corporal, si superas esta etapa con éxito, mejorarás tu nivel de resistencia y obtendrás mejores resultados este otoño.

No hay excusas, ¡ponte en marcha!


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Consejos para practicar deporte en verano, ¡sin riesgo!