Sí, no son exclusivas de la época primaveral, si no que hay posibilidades de padecer alergias en invierno, sobre todo entre en a población infantil con edades entre los 6 y 7 años y hasta cumplir los 30 años de edad.

La razón proviene de la proliferación en urbanizaciones, jardines y parques de las ciudades de setos de plantas arizónicas y cipreses, que desencadenan alergias durante los meses de enero, febrero y marzo. Esta alergia, que hace unos años afectaba tan solo a un 5% de la población, se ha disparado en los últimos tiempos hasta alcanzar al 20-40% de la misma; además, como se desarrolla en época invernal, suele confundirse con simples catarros o gripe. Si bien suele darse a partir de los 6 años hasta la treintena, la alergia al ciprés y resto de plantas cupresáceas puede darse entre los 40 y 50 años de edad.

Picores de nariz y ojos son sus síntomas y es un tipo de alergia que afecta a todo el territorio nacional, con excepción hecha de Baleares, siendo las comunidades que más casos presentan las de Madrid y Andalucía. La parte “buena” es que en invierno prevalecen más los días grises de lluvia que los soleados con viento, días estos últimos en los que aumenta la polinización.

No obstante, es aconsejable no abrir las ventanas entre las 5 y las 10 de la mañana, ni desde las 19h hasta las 22h, horas con mayor concentración de polen y limitar las actividades al aire libre en ese lapsus de tiempo. Ir en coche con las ventanillas cerradas y tender la ropa dentro de casa en lugar de en el exterior, también ayuda a minimizar los síntomas de las alergias.

Por último, no tomar medicamentos antihistamícos sin haber consultado la opinión de un alergólogo, que será quien indique el tratamiento apropiado en cada caso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Alergias en invierno