Logopedia infantil en Granada

La articulación: un modelo adecuado facilita la pronunciación

Las personas nacemos con la capacidad de producir los sonidos de cualquiera de los idiomas que se hablan en el mundo. El entorno en el que crecemos condiciona el desarrollo de una lengua, por lo que tener un modelo adecuado de lenguaje y de pronunciación es básico para adquirirlo correctamente.

La adquisición de los sonidos del castellano varía en función de la dificultad de producción y del desarrollo del niño, aunque lo habitual es que a los cinco años ya se digan todos lo fonemas de forma correcta. Los primeros sonidos en aparecer suelen ser a e i o u p m b t k n d g y los últimos la rr y los sinfones de r (pr br cr gr fr tr y dr).

Una dificultad en la adquisición de un fonema (dislalia) puede tener diferentes consecuencias:

  • Burlas por parte de otros niños, lo que podría ocasionar rechazo al habla
  • Dificultades en el proceso adquisición de la lectura y escritura, los errores de pronunciación se pueden reflejar en dicho proceso
  • Si el niño es consciente de sus dificultades, rechazo a las situaciones comunicativas o evitación de palabras que contengan los fonemas en cuestión

El desarrollo de la articulación se puede ver limitado por varios aspectos como la dificultad en los movimientos de los músculos orofaciales, frenillo lingual, malformaciones, bilingüismo, déficits de audición,… En estos casos es preciso realizar una intervención especializada y el trabajo logopédico debe ser respaldado por la familia y el entorno del niño para obtener buenos resultados.

Para facilitar la evolución de la articulación debemos hablar a los niños despacio y correctamente sin repetir sus producciones incorrectas. Por ejemplo si el niño pide “aba” cuando quiere “agua”, nosotros no debemos reforzar “¿quieres aba?”, sino que debemos responderles adecuadamente.

Para desarrollar los músculos que intervienen en la articulación de los diferentes fonemas es importante que los niños mastiquen diferentes texturas y grados de dureza, por lo es conveniente darles todo tipo de alimentos adecuados a su edad.

El uso prolongado del chupete puede interferir en el desarrollo correcto de la musculatura oral y por lo tanto de la pronunciación.

Puede suceder que un niño que ya ha adquirido algún fonema deje de decirlo. Esto puede ser por varios motivos: imitar a otros niños o adultos que lo dicen mal, confusión entre unos sonidos y otros, celos, llamadas de atención,… Se debe observar en estos casos si vuelve a decirlo bien o no, si no lo hace es preciso consultar si necesita un tratamiento especializado.Logopedia infantil en Granada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / ¿Tu hijo/a tiene problemas con la pronunciación de la “r”?