Cómo prevenir las infecciones de orina en verano

Durante los meses de verano cambiamos el centro de la ciudad, las prisas y los atascos por largas jornadas en la piscina o en la playa.

De este modo, desconectamos de nuestra rutina diaria y buscamos un aliado para combatir las altas temperaturas. Pero ojo, hay un peligro que muchas personas desconocen. Y es que la probabilidad de contraer infecciones urinarias en verano aumenta considerablemente, sobre todo en las mujeres. Para evitarlas a tiempo, en este artículo resumimos las recomendaciones de los expertos.

Lo principal es no bajar la guardia: relajarse no está reñido con seguir cuidando nuestra salud. Por eso, y sobre todo en aquellas personas que son propensas a sufrir cistitis durante todo el año y sobre todo en mujeres de entre 50 a 60 años, es necesario seguir una serie de precauciones.

Precauciones para evitar infecciones urinarias

  1. Evitar el bañador húmedo. Está comprobado que el calor y la humedad en las zonas íntimas son un caldo de cultivo para bacterias y gérmenes. Si, además, le sumamos otros agentes como el cloro de la piscina o la arena de la playa, hay una alta probabilidad de que se produzca un desequilibrio de la microbiota vaginal. Por eso, es fundamental cambiarse la parte de abajo del bikini o el bañador siempre que esté mojado.
  1. Hidratarse. En verano también hay que seguir bebiendo la cantidad de agua diaria recomendada (8 vasos por día). Además, es buen momento para añadir frutas y zumos -por ejemplo, de arándano rojo- a nuestra dieta.
  1. Extremar la higiene. Durante las vacaciones estivales tendemos a compartir todo. Las duchas públicas, las hamacas del hotel, la zona de baño e incluso cambiamos nuestros productos de higiene íntima. Para evitar infecciones de orina en verano deberás mantener los mismos hábitos que el resto del año, evitando los jabones y geles agresivos que puedan dañar tu flora vaginal.

Además, intenta no llevar ropa ajustada que favorezca el sudor y la humedad en la zona íntima y procura orinar cada 2 o 3 horas -sobre todo después de mantener relaciones sexuales-. Y recuerda, ante el mínimo síntoma (escozor, ganas de orinar cada poco tiempo, picor, enrojecimiento o hinchazón) no dudes en acudir a tu médico para seguir un tratamiento adecuado a cada caso.

Sigue estas recomendaciones y disfruta sin sufrir las temidas infecciones de orina en verano.


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / En verano, ¡extrema la precaución!