Comienza Semana Santa y todas las predicciones auguran unos días de buen tiempo y temperaturas agradables que seguramente te harán plantearte tumbarte al sol. en este artículo pretendemos darte unos consejos para preparar la piel para los primeros rayos de sol y no ponerla en peligro. Tras los meses de otoño e invierno, el estrés del trabajo, el cansancio, etc., es muy posible que nuestra piel se encuentre opaca y sin un tono saludable; el sol dorará tu epidermis aportándole luz, pero hay que prepararla adecuadamente.

primeros rayos de sol

Exfoliación

Acude a un centro de medicina estética para que te apliquen el mejor tratamiento de exfoliación, un peeling,  a través del cual se limpiará en profundidad tu piel y se eliminarán las impurezas y células muertas, además de reactivar la circulación sanguínea. Recuerda que es necesario exfoliar tanto el rostro como el resto de cuerpo.

Hidratación

Hemos tenido nuestra piel cubierta durante muchos meses y ahora vamos a someterla a la radiación solar. Siempre es muy importante mantener la piel hidratada, pero especialmente cuando vamos a tomar el sol. De esta forma evitarás la posible aparición de arrugas.

Alimentación

Seguro que deseas que el sol tomado en los próximos días tenga una buena tonalidad y que perdure lo máximo posible. Ayúdate con estos alimentos:

– Zanahorias, tomates, albaricoques, : te ayudarán a obtener un favorecedor moreno color caramelo. Son alimentos que estimulan la síntesis de melanina y preparan tu piel para el bronceado perfecto.

– Limón; mezclar el jugo de un limón con agua y tomarlo a primera hora de la mañana, te purificará por dentro y además evitará rojeces en la piel.

– Líquidos: bebe abundantes líquidos (especialmente agua o zumos naturales no azucarados) para potenciar esa hidratación necesaria para que tu piel adquiera buen tono y no se castigue.


Por tu Salud te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Preparar la piel para los primeros rayos de sol