Más allá de marcarse como objetivo estético el de tener un cuerpo delgado, existen numerosas razones para querer perder peso. Una de las principales y más satisfactorias es el del aumento de la autoestima:  vernos mejor hará que nos sintamos más seguros de nosotros mismos, imagen que irradiaremos a los demás. No se trata ya de conseguir medidas de modelos de pasarela, sino de conseguir un cuerpo de proporciones armoniosas a través de fórmulas y métodos que no sean perjudiciales para nuestra salud.

Sí, se necesita esfuerzo; si hasta el momento no has conseguido adelgazar es porque no has elegido las pautas correctas. La dieta que puede servirle a un amigo o amiga, puede ser contraproducente para ti.  Por eso es necesario un estudio con un nutricionista, que valore el perfil de cada persona, qué alimentos te hacen aumentar de peso y cuales pueden ayudarte a no hacerlo. Tras este estudio preliminar se enfocará el proceso hasta cuántos kilos son realmente necesarios perder: marcar unos objetivos reales y acordes a la propia constitución de cada uno, valorando también factores como la edad, la constitución ósea, etc.

Para ello en Almusalud contamos con profesionales nutricionistas que os indicarán qué dieta os dará mejores resultados a medio plazo; el tiempo es un factor a tener en cuenta. De nada vale perder peso muy rápidamente (lo que en realidad se pierden son líquidos fácilmente recuperables), sino lograr perder la grasa sobrante poco a poco pero de forma continuada. Entre las dietas que ofrecemos, siempre tras un estudio, están las hipocalóricas, los batidos (sustituyentes de una de las comidas del día pero que aportan todos los nutrientes necesarios y que nos ayudan saciándonos el apetito), las que combinan alimentos, etc.

Otro dato a tener muy en cuenta, sobre todo cuando ya hemos sobrepasado cierta edad, es el de cuidar nuestro tejido corporal, recuperar su apariencia, tonificarlo y evitar/paliar la flaccidez que puede provocar una subida y bajada de peso recurrente.

Los métodos que os proponemos en Almusalud van enfocados a ello precisamente, siempre tras conocer las necesidades de cada persona y en ocasiones, combinándolos entre sí:

Lpg (Lipomasaje)

Con este método tratamos de combatir la celulitis estimulando la vascularización, moldeando el cuerpo reduciendo volumen y regenerando el tejido.

Método hipopresivo

A través de técnicas hipopresivas, conseguimos con una serie de posturas y movimientos, una disminución de la presión en las cavidades torácica, abdominal y pélvica. Se aumenta y regula la vascularización, siendo muy eficaz en solucionar problemas de piernas pesadas y en normalizar el tono muscular.

Mesoterapia corporal

Se tratan las zonas afectadas con microinyecciones de medicamentos de medicina convencional, homeopática, vitaminas, minerales o aminoácidos, estimulando el metabolismo y ayudándolo a eliminar la grasa localizada y reduciendo la celulitis. Es indoloro.

Cavitación

Es un método no invasivo e indoloro que utilizamos para combatir la celulitis y la grasa localizada, generalmente en las piernas, el abdomen y las nalgas, aunque puede utilizarse en otras partes del cuerpo, como por ejemplo los brazos, donde se acumulan ciertos “cojines de grasa” que con la ayuda de la cavitación mejorarán de aspecto. La grasa se elimina a través de la orina en las siguientes 72h. aproximadamente. Es muy importante beber mínimo un litro y medio de agua para que esta eliminación sea efectiva.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Clínica / Blog / Dietas Personalizadas y Métodos para Perder peso